jueves, 17 de julio de 2014

Inspírate con té

En el número 4 de la calle peatonal San Fernando de Valencia el transeúnte se encuentra con una bonita tienda llamada La Petite Planèthé.
Dos amantes del té - Gloria Pérez y Joan Ros - la abrieron en junio 2010. "Nos apasiona el mundo del té, toda la historia que hay detrás de esta sencilla planta, pero también como ha evolucionado su consumo en diferentes lugares, creando diferentes formas de tomar y preparar el té". 

En este local además de una extensa selección de tés puros y aromatizados, hay también rooibos e infusiones, entre todos aproximadamente 150 variedades.

Uno encuentra todo lo necesario y más para prepararse un buen té, desde sencillos infusores de bola hasta las clásicas teteras japonesas, pasando por tazas, juegos de té, latas para guardarlo, medidas, termómetros, cronómetros, reposa-teteras.

Para tentar los más golosos hay galletas, chocolates, mermeladas, mieles, azúcares aromatizados y vinagres.

Hay 6 tipos principales de té: blanco, verde, amarillo, azul, rojo y negro. Gloria y Joan me explican que por el hecho de cultivar esta planta en una región u otra ya se marcan algunas diferencias.  Una vez recogida, según el proceso a los que se somete la hoja, variará el tipo de té, el sabor y sus propiedades. Así serán más delicados o más intensos, más herbales o terrosos, más oscuros o más claros. Entre los distintos tipos de té verde, según su origen, el modo en que se marchita la hoja, en que se enrolla y se deshidrata, el tipo de suelo donde se cultiva y la climatología, encontramos gran variedad con sabores muy diferentes.
Cuando les pregunto como se les ocurrió montar esta tienda Gloria me responde: “era una tienda de té o de bicicletas, al final ganó lo primero. Siempre hemos pensado que si quieres montar un negocio, debe gustarte lo que vas a vender, de no ser así, no funcionará o no será un trabajo que te llene. Para nosotros es más importante estar a gusto y ser felices con lo justo, que hacernos ricos y estar amargados.” 

Este local tan especial es uno de mis preferidos por el trato y los consejos recibidos. Organizan actividades como las catas de té y la sección Recethé de su web contiene recetas con este ingrediente. Algunas son originales suyas; las dulces son creación de Gloria y Joan se encarga de las saladas.  Otras proceden de clientes aficionados a la cocina y otras son adaptaciones de alguna receta clásica.

Este tándem desvela algunos trucos en primicia para los seguidores de Cocina Global.  

“Puede utilizarse nuestra mezcla de especias Yogi Tea para cocer arroz o pasta, le da un toque muy rico. ¡Pero hay que cocerlo dentro de un infusor de bola!

También puede utilizarse un té negro ahumado (Lapsang Souchong) para potenciar el sabor de algunos pescados, añadiendo algunas hojitas al cocinarlo.

Para acompañar las pizzas vegetarianas nos encanta el té verde japonés Genmaicha, su toque de arroz tostado queda genial como acompañante.

Y ya, el colmo de los golosos, en vez de poner un poco de leche y azúcar al té, añadir leche condensada... nuestro Paquistaní puede saber igual que la Leche Merengada. 

Al final es ir probando y descubrir por nuestra cuenta deliciosas combinaciones o recetas. No hay que tener miedo, ¡no estás trabajando con materiales explosivos!”



domingo, 6 de julio de 2014

Frío, caliente, ... verde, blanco, negro, ... de hoja, de bolsitas, ... con leche, con azúcar, con edulcorante, ...

Mil y un tipo diferentes, mil y un formato, mil y un sabor, mil y una forma de tomarlo... Que hace que ese momento del té sea tu momento.

Y porqué no hacer de ese momento, no solo un momento único, porqué no usar este ingrediente en la cocina. Conocemos algunos platillos y recetas, sobretodo de la cocina japonesa en la que se usa el té como ingrediente. Pero estoy segura que vamos a descubrir muchas más este mes con vuestras recetas.

Ya sabes, durante el mes de julio, manda tus fotos o el enlace de la receta de tu blog a blogcocinaglobal@gmail.com y lo publicaremos junto a nuestras recetas. 

sábado, 5 de julio de 2014

Albaricoques rellenos con crema de mascarpone

Esta es mi versión de esta receta. Aquí dejo los albaricoques crudos para conservar todas sus vitaminas. He reducido el azúcar y aumentado las almendras molidas. Espero que os guste.



Ingredientes

8 albaricoques
150 g de queso mascarpone
30 g de azúcar glass
1 ramillete de hierbabuena
20 g de almendras molidas

Preparación


Lavar los albaricoques. Cortarlos en dos y deshuesar. Mezclar el queso, el azúcar glass, la almendra en granillo y la hierbabuena picada. Rellenar los albaricoques con la crema de queso y servir.



miércoles, 2 de julio de 2014

Ensalada de albaricoques y tomate


Este mes tenemos el enorme placer de tener con nosotros a Laura de Because. En este gastroblog tendréis la oportunidad de deleitar vuestros paladares de un solo vistazo.

Lo que más me gusta de Because son sus propuestas facilísimas y sabrosas. Todas sus recetas tienen ese toque original utilizando los ingredientes de siempre. Y sus fotos demuestran su sensibilidad culinaria a la perfección.

Un buen ejemplo es esta ensalada de albaricoques y tomate, ideal para estos calurosos días de verano.

martes, 1 de julio de 2014

Rollos de albaricoque


Estuve dando mil vueltas para decidir qué preparar con todos esos albaricoques, dulce, salado, caliente, frío... y al final lo tuve claro, tenía que ser algo diferente.

Así que aquí lo tenéis, una propuesta de "chuche saludable" que se puede preparar con una sola variedad de fruta o con varias. También es una buena opción cuándo tienes esa fruta que se está empezando a echar a perder y ya te sale la macedonia por las orejas.

Ingredientes:
8 albaricoques
1 c/s de azúcar
zumo de un limón
1 c/c de canela en polvo
1 pizca de sal

Preparación:
1. Quitar el hueso de los albaricoques. Distribuir las mitades en una bandeja para horno y hornearlas durante unos 15 minutos a 100ºC
2. Tritura los albaricoques e incorporar el azúcar, el zumo de limón, la canela y la sal. Mezclar bien y colocar sobre un papel de hornear dejando un grosor de unos 2-3mm
3. Hornear durante unas 4 horas a 80ºC, hasta que quede una superficie un poco pegajosa pero sin que queden restos en tu dedo al tocarlo.